Real Time Web Analytics Reflejos | UnAngel | Blog de Poesía

Terminados ya mis días
olvidadas mis batallas
horadadas mis murallas
en mil luchas derruidas.

Podré decir ese día:
No te temeré a ti, Muerte
Ven y tómame indiferente
pues yo ya vi lo que había
pasada ya la guadaña
allende las lomas de muerte.

Y esto es lo que yo vi un día:
Me asomé al sol naciente
y allí vi como relucían
los ojos de un ángel ardiente
que palabras de fuego vertían.

Y en su luz yo vi la vida
que hay mas allá de la muerte.
Atisbé en su mirada el Amor
al que a este mundo indolente
sólo un triste reflejo arriba.

No te temo, Muerte, hazme dormir
aquí han pasado ya mis días,
aquí he aprendido a vivir
a encontrar entre la gente
la suave luz que nos llega
desde donde brilla eternamente.

Pues, Muerte, tu no eres muerte
sino puente a más bella vida,
perdona a la carne que vierte
lágrimas por su alma perdida,
que nazca ella a mejor vida,
y que su mejor viaje comience.