Real Time Web Analytics UnAngel | Blog de Poesía | Palabras volando a ras de piel.

Sin Retorno

Me arrojo desnudo a un vacío,
que mis ojos no pueden ver.
Tu mirada sostiene mi alma.
Jamás importó no volver.

Imagina

Un amanecer de cálidos besos,

una playa en el océano de tu mirada,

una caricia que no termine en el tiempo,

un sueño que al despertar no termine,

un caramelo con sabor a tus besos,

una goma de borrar sufrimientos,

una foto que me sonría al pasar,

un beso que desnude miradas,

un hoy que no aspire a mañanas,

una aspirina que cure tristezas,

una copa donde no naden las penas,

un helado de miradas inmensas,

un viaje que no acabe nunca,

una chispa que prenda tu vida,

una luna de mareas de amor,

un arma que explote en sonrisas,

un puño que sostenga una flor,

una pluma de escribir sólo versos,

unos versos que impregnen tu piel,

una rosa con espinas de amor,

una herida que derrame mi alma,

una aguja de coser corazones…

…con un hilo que me ate a ti.

Hiel

Se derrama por mi piel,
arrasándome hasta el alma,
la luz de tus sueños rotos,
con el sabor de la hiel.

Caminando en la Poesia

Despacio,
con pasos quedos,
desnudando corazones,
vistiéndolos de sonrisas,
con el Sol en la mirada
y su luz entre mi pelo,
con el reflejo de estrellas
en el estanque del cielo,
con el corazón latiendo
por el sendero de un sueño,
con un arroyo de vida
brotando de entre los dedos
bajo la sombra de un beso,
sentado junto a la orilla
de un amanecer perfecto,
de soles besando mares,
de nubes pariendo soles,
con el ronroneo de un gato
bajo un manto de caricias,
con el vello levantado
por la brisa de la vida,
con inocencia y pupilas
vestidas de alma de niño,
con la experiencia resabia
que olvida lo que ha aprendido,
de puntillas,
estirando,
del hilo del infinito,
deshilachando prejuicios
hilados en noches viejas,
despejando el corazón
como el cielo en primavera,
entre jirones de nubes
tras descargar la tormenta,
abriendo de par en par
las ventanas del sentir.

Así, ligeros y limpios,
luminosos y radiantes,
los ríos de la poesía
me llenan el alma de dicha,
engarzando sentimientos
con hilos de plata fina,
entre pasiones y besos,
y lágrimas y desdichas,
bajando hasta lo más hondo,
volando sobre las nubes,
vistiendo mis labios de besos
y de lágrimas mis mejillas.

… y para sus versos
mi corazón guarda
billetes de primera fila.

Sed de tus Besos

Hoy siento estallar tus besos
rugiendo bajo mi piel;
tu pasión me inflama a fuego,
tus sueños colman mi sed.

El Mundo

El mundo es de los que dan un paso;
el mundo es de los que abren una puerta;
el mundo es de los que dan una flor;
el mundo es de los que dan la mano;
el mundo es de los que dan un beso;
el mundo está tras una sonrisa;
el mundo ES una sonrisa.
Sin esperar nada a cambio.

Tan sólo por sonreir;
sin objeto ni destino.

Tan sólo por besar,
más allá de ser besado.

Tan sólo por tocar,
justo ahí, bajo la piel.

Tan sólo por sentir,
lo que se siente en los sueños.

Tan sólo por mirar,
donde la mirada no alcanza.

Tan sólo por vivir.
Simplemente por vivir,
inventándome las letras
si hace falta, por vivir.

… y el resto del mundo…, qué importa.

Así se mueve mi mundo,
así recorro mi vida,
así lo intuyen mis ojos,
así lo vivo al beberlo,
así me duele al mirarlo,
así lo siento al vivirlo.

Ladron de Medianoche

Si ladrón me habéis de llamar,
por yo robar esos besos,
porque mis ojos han hecho
lo que mis labios jamás.

Si de pasión encendido,
cual corsario y bucanero
ando buscando remedo
a negro bajel asido.

No me hayáis de castigar,
que no andaré yo compungido
ni mi mal podrá sanar.

Preguntadme cómo ha sido;
cómo he podido aspirar
a robar lo no pedido.

Frio ardiente

Las muevo, extendidas, anhelantes,
ante un Sol de enero que, lejano y frío,
de espaldas aún a sus promesas de verano,
guarda celoso, distante, su calor.
Ateridas, buscan en mis bolsillos el abrigo de un hogar,
donde atisbar el regalo de una prometida primavera,
huyendo del hiriente aliento de un invierno que,
poderoso, extiende su gélido manto sin piedad.
Y mientras la sangre lucha por teñir sus venas
con la otoñal tibieza robada a mi piel,
yo no acierto sino a pensar, con una sonrisa,
que mis frías manos parco precio son,
para mi corazón ardiente.

…y mis labios…

…y mis labios encienden los tuyos,
y veo la vida latir en tus ojos,
que, inmensos, me llenan de ti.

Anhelos

Anhelo ser aire,
que tu figura envuelva y aspirado,
vibrar jugueteando con la sonrisa de tus labios que me besan al pasar.

Anhelo ser agua,
y en mansa lluvia deslizarme por tu piel,
grabando en mi memoria el perfil de cada poro que te haga suspirar.

Anhelo ser tierra,
que de lecho abrace a tu cuerpo recostado,
mientras risueña, recoges una a una de las estrellas su fulgor.

Anhelo ser fuego,
que en tu corazón estalle y que encienda tu mirada,
que derrita tu mesura y tus mejillas amanezcan al rozarte con mi piel.

Y ante todo, anhelo ser sueño,
por nacer en tus entrañas y convertirme en tu anhelo,
por ser torrente de lava mientras recorro tu cuerpo,
por ser alba en tu mirada,
por crisparme entre tus dedos,
por beberte desde dentro,
por sentir lo que tu sientes,
cuando sentir es el cielo.