Real Time Web Analytics besos | UnAngel | Blog de Poesía

Tormenta

Estrellan
tus labios
sus besos
contra mi piel,
y la tormenta
de mis sentidos
arrasa mundos
que se evaporan
bajo mis pies.

Sonries

Sonríes,
y se esconden las estrellas
al ver tu risa brillar.

Sonríes,
y mi luz se torna azul,
del azul de tu mirar.

Sonríes,
y en las noches de tus labios
quieren los míos morar.

Y en el brillo de tu risa,
y en el azul de tus ojos,
y en las noches de tus labios,
mi corazón se derrama
a cada paso que das.

Y es mi corazón quien vive,
y es mi corazón quien goza,
brillando de dicha en tu risa,
ahogado en el mar de tus ojos,
muriendo por tus labios besar.

Sed de tus Besos

Hoy siento estallar tus besos
rugiendo bajo mi piel;
tu pasión me inflama a fuego,
tus sueños colman mi sed.

Besos de abril

Vestía la ciudad sus luces de fiesta,
en el campo abril pintaba colores,
ardía impaciente mi adolescencia,
llenos los ojos de primeros amores.

Quemaba el aire a mi alrededor
por trazar las curvas de su cintura,
por llenar mi piel de sus ojos verdes,
por navegar sus labios bajo la luna.

Surcaban mis sueños sus rizos negros,
mi aliento se ahogaba bajo sus olas,
mi cuerpo entero estallaba en besos,
ardían mis ojos ante su boca.

La suave luz de sus ojos vino,
a tomar en su regazo mi corazón,
su mano en mi piel me lanzó al vacío,
sus labios en los míos el tiempo paró.

Mi alma, mi cuerpo, mi ser flotaba,
el cielo, pequeño se me quedó,
con sus tiernos besos forjó mis alas
y de polvo de hadas me las cubrió.

La ciudad, el tiempo, abril, la fiesta,
ya nada existía, sólo ella y yo,
su sabor, su piel, su luz, su anhelo,
mi alegría, mis sueños y mi pasión.

El tiempo, después, siguió su camino,
mas lo que hoy soy allí se gestó,
forjó con sus besos un universo,
mis alas, mi cielo, mi luz, mi amor,
llenó de estrellas mi firmamento,
y con cada beso las encendió.

Surcando mi cielo, en cada verso,
en la estela entre un sueño y la luz del sol,
arden aún las brasas del primer beso,
grabadas a fuego en mi corazón.

Hoy vengo

Hoy vengo a tomar de tus labios
un helado de besos ardientes,
y que olvide la noche en tus ojos
el alba en la que despertar.